Continúan buscando intensamente al chico que “fue a hacer un mandado y no volvió más “

299

El lunes pasado, cerca de las 18.30 partió de su casa Javier Martínez de 14 años con rumbo a una despensa ubicada en 122 y 75. Allí debía comprar los ingredientes para hacer unas pizzas y luego regresar a casa.

Pero algo sucedió en el medio que hizo que Javier no regresara. A este misterio se suma otro interrogante que se abrió a partir del relato del despensero: ¿Qué le pudo haber sucedido a Javier para que volviera a la despensa con las manos vacías a pedir fiado la misma lista de productos?

Según sus padres, Javier “no tiene muchos amigos” por lo que casi dan por descartado que se quedara conversando o que se fuera con alguien. También contaron que “es un chico que se porta bien y que no genera problemas” y que “salvo algún reto que un padre siempre da a su hijo”, nunca se originó alguna situación conflictiva que pudiera derivar en la decisión de escapar de su casa.

Hasta el momento, el único dato que obtuvieron fue el que aportó el despensero del barrio quien indicó a los padres que el joven compró una lista de artículos y que a los pocos minutos regresó sin nada y a pedir que le fiaran el mismo listado de productos. En torno a esta información, los padres postulan dos hipótesis: o se le perdió el encargo o se lo robaron.

Desde el entorno de la familia sostuvieron que la búsqueda se torna mucho más difícil por el rechazo que tenía Javier al uso de la tecnología. “A diferencia de muchos chicos de su edad, a Javier no le gustan los teléfonos y no tiene Facebook. Hoy en día cuando se pierde un chico la policía nos ha dicho que también se buscan pistas en las redes sociales. Pero como él no usa estas cosas, obtener más información sobre amigos o conocidos es más complicada” contó Jorge, el papá del menor.