Juicio por YPF en los Estados Unidos

Detalles de la causa y la opinión del Estado local, luego de la decisión de la Corte Suprema de consultar a la Casa Blanca sobre el tema

161

“No me montaría en ningún triunfalismo. Hay expectativas, pero es difícil que la Corte abra el recurso y lo de vuelta. Estoy convencido de que el caso no se tiene que tratar en EEUU: tenemos la razón y tengo esperanzas, pero la estadística nos juega en contra“. El que habla con Infobae, en estricto off the record, es una fuente muy cercana al juicio que se tramita en Estados Unidos por la expropiación de YPF que hizo el gobierno de Cristina Kirchner en 2012.

El lunes pasado la Corte Suprema de Justicia de EEUU decidió consultarle al gobierno deDonald Trump, por medio de su solicitor general o procurador, su opinión sobre un tema de jurisprudencia que llegó a la máxima instancia de ese país luego de dos fallos adversos.Un juicio que, llegado el caso, podría costarle al Estado unos USD 3.000 millones.

Un funcionario del Gobierno nacional fue más directo aún, y futbolero: “La pelota estaba adentro del arco y la sacamos en el último minuto del partido. Estábamos perdiendo y ahora vamos al alargue“. “Es difícil”, aseguró también, lacónico y por WhatsApp, otro hombre del entorno de Mauricio Macri.

Luego de cierta euforia de comienzos de esta semana, la extrema cautela volvió a los despachos oficiales, a la torre que la petrolera estatal tiene en Puerto Madero y a los estudios de abogados que atienden el tema, tanto en la Argentina como en EEUU. Las chances concretas de una definición favorable para el país –en un juicio extenso que ya lleva seis años y podría demorar otros tres– son muy bajas.

Desde el Estado no habló nadie sobre tema, al menos públicamente. Sólo resaltaron la importancia de la decisión de la Corte, que “deja a la Argentina mejor posicionada”, y la definieron como una “mala noticia para los demandantes, que esperaban un rechazo de plano para avanzar con el litigio”.

Ahora hay que esperar la palabra del solicitor general. La opinión no tiene fecha estipulada –y que podría demorarse además por shutdown del gobierno por temas presupuestarios– y no es vinculante. Es más, de las dos veces que se llegó a esta instancia por otros juicios (holdouts y la gasífera BG Group), la opinión de EEUU fue favorable para la Argentina, pero la Corte de ese país falló en contra.

En concreto se decidirá si la causa YPF que patrocina Burford Capital –un especialista en litigios globales que cotiza en la bolsa de Londres y que algunos definen como “buitre” porque compra juicios y los lleva adelante– debe tramitarse en EEUU o en Argentina, como quiere el Estado argentino.

Luego de la “renacionalización” de la petrolera –así la definió el gobierno kirchnerista, aunque fue una expropiación– se le pagó al accionista mayoritario, Repsol, pero no a los minoritarios. Algunos de ellos le vendieron el derecho de litigar a Burford, como dos empresas de nombre Petersen que quebraron en España y ya no tienen vínculo que con el Grupo Pertersen local. El síndico de esa bancarrota negocio para que Burford encabece la demanda.

Así se llegó a esta instancia, aunque nunca aún se trató la cuestión de fondo –si los pasos de estatización fueron bien hechos y si se trató a todos los accionistas de igual manera– ni tampoco se habló de montos de eventuales resarcimientos.