Desábato: “Ojalá puedan terminar la cancha antes de fin de año para entrar y jugar un minuto”

El capitán y referente de Estudiantes confesó a la RED 92 que ese sería “el cierre perfecto” de su carrera. “Quiero seguir jugando porque me siento bien, porque el técnico y los chicos me dicen que soy útil”, contó.

Foto: Télam

Por Martín Narduzzi

El defensor, capitán y referente de Estudiantes, Leandro Desábato, siente que el equipo atraviesa un momento de ensamble y al mismo tiempo se debate entre continuar jugando o colgar los botines para ser entrenador. Sueña con pisar por unos minutos el Nuevo Estadio. También repasó el ADN Pincha y su extensa trayectoria. 

En una charla abierta y sincera, el ‘Chavo’ se mostró autocrítico y reflexivo en el diálogo con la RED 92 en la salón de césped sintético del primer piso de la concentración de City Bell. “Es una pretemporada larga, con muchos viajes y varios amistosos en los que no jugamos como queríamos nosotros ni tampoco como quería el técnico”, aseveró en pleno ‘Media Day’. 

“Hay una autocrítica para bien, para mejorar. Hay muchos chicos, jugadores lesionados, otros que estuvieron en el Sudamericano, un complemento de cosas que hacen que el técnico y nosotros tengamos que trabajar un poco más en cancha para reafirmar conceptos e ir ensamblándonos con chicos que están haciendo sus primeros pasos”, analizó el defensor de 38 años. 

Las políticas del club no cambian para el oriundo de Cafferatta: “Como pasa casi todos los años, en Estudiantes se venden jugadores muy bien, vienen pocos refuerzos y suben muchos pibes. Me gusta que le den espacios a los chicos pero también hay que tenerles paciencia. Hay que corregir mucho, quieren aprender y estamos en ese período. Al alargarse un poquito más el inicio del torneo nos vino bien para llegar de la mejor manera al primer partido y sobre todo al 14 de marzo para la Copa (Libertadores)”.

A las ausencias por lesiones y convocatoria hay que agregarle las recientes ventas, ¿te provoca sentimientos encontrados?

“Cuando venden un jugador como ‘Carlitos’ Auzqui y el ‘Cabezón' Pírez, uno termina siendo egoísta porque quiere que se quede pero para ellos es bueno, conocen otra gente, otro aire, económicamente para mejor; y en el caso de los seleccionados tampoco, pero para ellos es muy lindo ir a un Mundial”, sostuvo Desábato.

Sin embargo, ante los problemas que presentó la actual pretemporada, el Chavo es optimista: “En esta época de preparación lo más importante es conformar un buen grupo y equipo, que más allá de los nombres que falten, no se resienta. Tuvimos jugadores importantes lesionados y chicos ensamblados que se fueron. Nos vamos a reinventar y a ser un equipo competitivo como el semestre pasado”.

Por tu experiencia, ¿te sentís el encargado de inculcar parte de la ‘Escuela Pincha’ a los más chicos?

“Es algo que se viene dejando año tras año. Hace mucho que estoy. Cuando llegué estaban Azconzábal, Zapata, Prátola, gente que nació acá en el club, que lo quería y seguramente a ellos se los ha dicho otra generación. Después de mi regreso de tantos préstamos, en 2006 estaban Sebastián (Verón) y el ‘Flaco’ (Agustín) Alayes. Ahí también se creo otra generación con el ´Chino´ (Leandro) Benítez, el ‘Chapu’ (Rodrigo Braña), (Marcos) Angeleri, (Pablo) Luguercio, (Mariano) Pavone, que dejaron ese legado”.

Trato de transmitirles que cuiden las instalaciones, que tengan respeto hacia el compañero, los técnicos, los trabajadores del club, que sean humildes y trabajen, es el único secreto. Les puedo decir muchas cosas pero si yo no entreno, no trabajo, no me sacrifico por el equipo no sirve de nada. Un poco son con palabras y otro con hechos”, insistió. 

Para tomar dimensión del momento, el defensor fue elocuente con una anécdota: “El otro día estábamos elongando con el Chapu, Isra (Israel Damonte) y Mariano (Andújar), y había como 15 o 16 pibes de entre 18 y 21 años. Y les dije disfruten ésto porque no es normal. En la época nuestra subían uno o dos, y hoy tienen la posibilidad de compartir vestuario y estar con la primera del club, que seguramente lo soñaron, disfrútenlo y valórenlo. Tenemos la obligación de decírselo”. 

Y esas charlas, ¿cómo son tomadas por los nuevos o más jóvenes?

“Hay pibes que lo entienden rápido, otros que les cuesta un poco más, pero a lo largo te lo terminan agredeciendo. Me acuerdo siempre que con (Guido) Carrillo, (Leonardo) Jara, (Jonathan) Silva y (Joaquin) Correa me vivía peleando, mal. Y después te lo terminan agradeciendo, te mandan un mensaje, te llaman y eso te va reconfortando las ganas de seguir un poquito más”.

Estás en un año especial, con tu posible última Copa Libertadores, ¿ya hiciste un balance de tu carrera?

“Ahora estoy leyendo muchos libros de técnicos, trato de hablar con ellos porque me quiero preparar para ser entrenador y hay veces dejo de leer porque ya me agarra el ‘bichito’. Quiero seguir jugando porque me siento bien, porque el técnico y los chicos me dicen que soy útil. Tuve la suerte de poder estar con el club en donde yo quise estar”. 

Con las emociones bien abiertas, Desábato confesó: “Quiero ir al estadio a mostrarle a mi señora el lugar donde vivía, que era el DEMO, que hay una parte que no la tiraron abajo. Entonces dije ‘pucha’, ojalá puedan terminar la cancha antes de fin de año para aunque sea entrar y jugar un minuto, porque seria el cierre perfecto. Nací, me crié y me hice hincha de Estudiantes ahí, porque salía del DEMO para ver todos los días la primera y los domingos con la gente".

Para cerrar, el ‘Chavo’ no dudó de remarcar la perseverancia que tuvo desde sus inicios en el club: “Tener esa suerte de haber sufrido para vivir estos momentos, de haberme ido 6 o 7 años a préstamo y estar estos 10 años seguidos, y haber jugado todo lo que un jugador puede jugar con este club, ya no pido más nada”. 

“Obviamente quiero trasladar a los chicos lo que es el sacrificio, la humildad y el trabajo, y que siempre tienen que querer mejorar, hasta el ultimo día. No sé cuándo será mi ultimo partido, si en 2, 6, 8 meses o un año, pero hasta ese último voy a tratar de dejar todo y entrenarme todos los días como lo hice durante toda mi carrera”, finalizó el capitán albirrojo.

Aunque no tenga la certeza del momento final en el Pincha, Leandro Desábato lo visualiza y quiere que sea en 1 y 57. Mientras tanto, el jugador de hoy le gana al entrenador del mañana.

Compartí esta nota!

Hoy 17:00

INFORMATIVO 17:00 Hs.

Hoy 16:00

INFORMATIVO 16:00 Hs.

Hoy 15:00

SÍNTESIS 15:00 Hs.