Procesaron a los kickboxers que atacaron a golpes a un hombre en Camino Centenario

190

Ezequiel “El Rey” Reymundo y Leonardo “La Sombra” de Oliveira, los dos peleadores de kickboxing que golpearon hasta el desmayo a Gonzalo Colombo durante un pelea por discusiones de tránsito en Camino Centenario y 501, el pasado 24 de diciembre, quedaron formalmente procesados por el delito de intento de homicidio.

Reymundo despegó a su amigo del caso y asegura que fue él quien le pegó un golpe de puño y una patada a Colombo; pero fue en respuesta a una agresión previa que dice haber sufrido por parte del herido.

Todo comenzó por un incidente de tránsito en Camino Centenario y 497, aproximadamente. En las filmaciones de las cámaras de seguridad se ve el momento de la agresión, pero, según los abogados defensores Pablo Cuomoy Pablo Conti, en otra cámara de monitoreo se ve la supuesta agresión previa de Colombo a Reymundo.

“En ningún momento quise matar a nadie, admito que le pegué, me arrepiento de ese momento, de haber reaccionado, le pido perdón al chico y a su familia”, dijo Reymundo, quien, según su versión, no es peleador profesional, pese a su alto nivel de entrenamiento.

A su turno, de Oliveira desmintió tener intenciones de fugar del país. “Todo lo que se dijo es mentira, estoy a disposición de la Justicia”. Él sí es luchador profesional, pero su licencia fue revocada tras el incidente.

Ambos acusados nunca estuvieron prófugos. Tras el hecho, sus abogados presentaron una eximición de prisión que fue rechazada por la jueza de Garantías Florencia Butiérrez y por la Sala I de la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata, con el voto de los magistrados Raúl Dalto y Silvia Oyhamburu.

Los abogados defensores Pablo Cuomo y Pablo Conti pedirán la excarcelación de los acusados o un arresto domiciliario, por entender que no existen riesgos procesales de fuga o entorpecimiento probatorio y atacaran el encuadre legal por entender que de Oliveira es ajeno a la agresión y como Reymundo no es peleador profesional, consideran que la causa debe enmarcarse en la figura de lesiones graves.