Casación falló a favor del Pata Medina y el dirigente está a un paso de recuperar su libertad

Esta mañana, el dirigente gremial Juan Pablo Medina fue respaldado por un fallo de la Sala II de la Cámara de Casación Penal que resolvió que las negatorias de excarcelación por parte de la Cámara Federal de La Plata contra el gremialista no tienen fundamento.

El dirigente gremial, que hace más de dos años está preso sin tener una acusación firme ni un pedido de elevación a juicio, había solicitado en reiteradas ocasiones su excarcelación, recibiendo siempre la negativa de la Cámara Federal de La Plata. En este caso, la apelación del dirigente dio resultado, y fue la Cámara de Casación Penal la que ordenó que todo vuelva para atrás y que se revisen los pedidos que hizo oportunamente el Pata Medina a través de su letrado.

Documento. LA resolución de la Cámara de Casación obliga a la Cámara Federal a revisar su decisión de dejar preso a Juan Pablo Medina

Con este fallo, Casación le dio la razón al Pata Medina, y ahora la Cámara Federal Platense deberá analizar nuevamente los pedidos que hizo el secretario general de la UOCRA local.

Además, la Cámara Federal no podrá volver a esgrimir los mismos argumentos que utilizó para dejarlo preso.

La decisión final sobre la liberación debería llegar antes de fin de año, por lo que desde el entorno del histórico dirigente de la UOCRA estiman que la semana que viene el Pata podría salir de prisión tras un largo proceso que comenzó en octubre del 2017.

En contacto con la Red 92, el letrado de Medina, César Albarracín sostuvo que “este fallo es muy importante porque no hizo otra cosa más que marcarle a la Cámara Federal que los argumentos que emitieron para negarle la libertad al Pata Medina no son válidos. En base a eso, ordena que se haga un nuevo análisis sobre el pedido de excarcelación que presentó el Pata Medina”, explicó.

“Desde el primer día el Pata Medina pidió ser sometido a juicio. Pero pasaron dos años y sigue preso. Hace un año que se está demorando una pericia”, recordó.

Además, confirmó que Juan Pablo Medina está internado en el hospital Posadas, producto de un desmejoramiento en su estado de salud.

“Es una persona grande con muchas patologías previas que están acreditadas. El contexto de encierro en una unidad carcelaria son perjudiciales, A eso le sumamos las dos huelgas de hambre que realizó en este periodo”, indicó.

“Los médicos recomendaron que por su estado de salud no debe volver a una unidad carcelaria. En este momento la justicia está reconociendo muchas de las cosas que nosotros veníamos marcando hace rato”, concluyó.

A un paso de la Libertad

Juan Pablo Pata Medina fue perseguido y condenado sin juicio previo a través de expresiones y declaraciones públicas que llegaron en su momento de parte de la Gobernadora María Eugenia Vidal y el propio presidente Macri. Desde su entorno, recordaron que fue la propia Ministra de Seguridad Patricia Bulrrich la que se arrogó “haber metido preso al Pata Medina”.

En tal sentido, el abogado Albarracín dejó su parecer sobre lo que podría pasar la semana que viene, cuando la Cámara Federal de La Plata (ahora obligada por la Cámara de Casación Penal), deba resolver el futuro del dirigente gremial.

“Casación, con este fallo, analizó los argumentos que dio la Cámara Federal de La Plata para negarle la libertad a Medina y dijo que no eran válidos para sostener el estado de prisión del líder de la UOCRA platense.

De esta manera, obliga a la Cámara a que revise otra vez el pedido de excarcelación de Medina, y además le aclara a la Cámara Federal que no podrá esgrimir los mismos argumentos para sostener la postura porque ya fueron declarados inválidos. Es decir que si la Cámara Federal expuso sus argumentos para otorgarle la excarcelación y estos argumentos fueron declarados sin validez por parte de la Cámara de Casación, no sé que otros argumentos podrán tener para seguir sosteniendo la decisión”, comentó Albarracín.

Mientras tanto, Medina continúa internado en el hospital Posadas y los médicos ya anticiparon que no puede volver a una unidad carcelaria por estado de salud.