“El palacio de la papa frita” cerró su tradicional local

Declarado bar notable por la Legislatura porteña, El Palacio de la Papa Frita es la más reciente baja a raíz de la crisis económica al cerrar sus puertas en los últimos días.

De acuerdo con lo que informaron, los dueños no podían seguir afrontando el alquiler, que rondaba los 250 mil pesos.

El local abrió sus puertas en 1952 y se convirtió un clásico tanto hasta a nivel turístico de la calle Lavalle, con visitantes como Jorge Luis Borges, Ricardo Güiraldes, Conrado Nalé Roxlo y Leopoldo Marechal.