Garro continúa sin dejar trabajar a los feriantes de La Plata

Esta mañana los trabajadores de la Feria Mixta Ripoll de Los Hornos se movilizaron hasta Plaza Malvinas para reunirse con el ejecutivo local tras impedirles que instalen sus puestos en el Parque Julio López.

193

El conflicto en contra de la venta callejera por parte de la gestión de Garro continúa pero en la mañana del martes tomó lugar en un escenario diferente. El reclamo dijo presente en 20 y 50, frente al edificio en el que funciona la Secretaría de Convivencia y Control Ciudadano de la Municipalidad.

Desde temprano los integrantes de la Feria Mixta Ripoll de Los Hornos se concentraron en el Parque Julio López -donde comunmente está instalada la feria, en calle 66 entre 151 y 152 – desde donde salieron hacia la zona de Plaza Malvinas.

“El sábado pasado llegamos al Parque para trabajar en la feria y lo encontramos todo con vallas. Nos impedían pasar. Esto para nosotros es un golpe al pueblo y a la Constitución Nacional” afirmó Edgardo, uno de los manteros presentes hoy en la movilización.

Este mediodía los feriantes tenían una cita con el secretario de Convivencia y Control Ciudado de la comuna, Roberto Di Grazia. Con los resultados una vez puestos sobre la mesa, decidirán nuevas medidas de acción, tanto judiciales como de protesta.

Martín de Vargas, abogado de los trabajadores de la Feria Mixta Ripoll dialogó esta mañana con la RED92 y dijo: “Los compañeros están luchando por un derecho al trabajo digno. Se trata de una economía de subsistencia. Además, acá en Los Hornos se da un caso muy particular porque todos los comerciantes apoyan esta actividad, ya que aportó seguridad y circulación económica a todos los negocios de la zona. Es una feria donde viene mucha gente y se construye así, una microeconomía”.

“Hay una decisión política de ocultar la pobreza y perseguir a los trabajadores. No quiere que se vean mujeres como en Plaza San Martín trabajando. Acá hay muchas historias de vida de trabajadores: gente que está criando hijos, madres solteras, jubilados. Esta es la realidad del país que está hambreado por este plan económico” agregó Martín.

“Están decididos a que la gente no trabaje. Esto encubre un negociado tremendo que hay con una feria nueva que abrieron, donde cobran 20 mil pesos por instalar un puesto y además, 500 pesos por día” relató De Vargas.

El conflicto se inició viernes pasado, cuando Plaza San Martín amaneció blindada, situación que se mantiene hasta este martes y que originó reiteradas movilizaciones de los manteros.

En tanto, la Justicia rechazó un hábeas corpus de los feriantes. Sus abogados habían presentado ese recurso para que se vuelva a instalar la feria, pero el juez Federico Atencio no dio lugar a la medida.