Liliana Herrero interpreta a Fito Páez

Acompañada por dos antiguos laderos como el guitarrista Pedro Rossi y el bajista Ariel Naón, la intérprete lleva al límite su acostumbrada postura de opinar sobre lo que canta y asume 11 canciones de su amigo compositor, cineasta y escritor.

116

Liliana Herrero concretó su ansiado disco “Canción sobre canción” a partir de reformular obras de su amigo Fito Páez en una aventura signada por el afecto, el riesgo y la libertad para dar forma a una pieza extraña y subyugante capaz de reunir a dos artistas esenciales de la música argentina en una zona que no les es propia a ninguno de los dos.

Liliana hace pleno uso de la confianza y el afecto que la une con Fito y mete mano en las melodías y en las letras de las piezas escogidas en la hechura de un repertorio donde la obra visitada y su interpretación vuelan hacia un territorio liberado que no es ni el folclórico de ella ni el de la estrella rockera que es él.

De alguna manera, Herrero encabeza aquí a partir de tomar obra de Páez una experiencia de similar carácter que la que en 1997 unió a Charly García con Mercedes Sosa para “Alta delidad” (aunque en esa ocasión el ex Sui Generis y Seru Girán intervino en la selección y la interpretación del cancionero) ya que se trata de dos encuentros muy hondos y muy amorosos que obligan a que cada quien deba moverse de su espacio conocido.