Los médicos residentes lograron derogar la ley que degrada su trabajo

Después de tres días de paro y con un “abrazo” simbólico a la sede del gobierno de la Ciudad, en el barrio de Parque Patricios, más de 3500 médicos residentes y concurrentes de los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires lograron este miércoles que se forme una mesa de diálogo para debatir sus reclamos laborales.

Así lo confirmó el legislador porteño Gabriel Solano al compartir a través de Twitter el documento donde se “deja sin efecto” la ley que fue votada el jueves pasado, y que fue rechazada por los trabajadores de la salud.

“No se entiende cómo la Ciudad, inconsultamente, toma una medida en contra de los derechos de los médicos residentes. La tomó reprimiendo a los residentes, no dejándolos entrar (a la Legislatura porteña) y aprovechando ese momento para la votación”, expresó el legislador Daniel Filmus.

La marcha atrás del Gobierno porteño “es lo mínimo que hay que hacer”, según Filmus, para quien “lo que habría que hacer ahora es sentarse, tener una mesa de diálogo y continuar (sic) cómo se mejoran las condiciones de la salud de la Ciudad de Buenos Aires y las condiciones (laborales) de todos los médicos, y en particular los residentes”.

Los médicos afectados piden ser reconocidos trabajadores de la salud y que los concurrentes puedan percibir un sueldo, obra social y ART. Además rechazaron la ley porque no aclara cómo se les aumenta el sueldo y estima una carga horaria de 64 horas semanales a $90 y $100 la hora.

Desde el gobierno porteño la ministra de Salud, Ana María Bou Pérez, le había ofrecido el lunes pasado a los residentes “realizar una revisión de la ley”.

“Les ofrecí presentar una comisión o grupo de revisión ya que todavía estamos a tiempo para trabajar con ellos en los artículos que generaron más rechazo”, expresó Bou Pérez.

“Ellos piden una remuneración acorde en relación al medico de planta, que es algo que se puede reglamentar. También la cantidad de horas se puede reglamentar y ver como se puede distribuir”, aseguró la ministra, quien admitió que desde el gobierno porteño no se comunicó “bien ni a tiempo los puntos de la nueva ley”.

En tanto, el presidente de la Asociación de Médicos Municipales (AMM), Jorge Gilardi y miembros del comité de presidencia, sostuvo que la anulación de la norma se logró luego de que las autoridades de la AMM mantuvieran una reunión este 4 de diciembre por la mañana en la Negociación Colectiva Sectorial y posteriormente con el presidente de la Legislatura, Diego Santilli y los legisladores Agustín Forchieri (vicepresidente 1° de la Legislatura) y Daniel Presti (jefe del bloque Vamos Juntos).