Murió el repartidor de agua baleado la semana pasada en Ringuelet

El hombre estaba internado en terapia intensiva.

Se trata de Narciso Gonsalves (58), quien se encontraba internado en el hospital Gutiérrez en grave estado de salud, luego de ser intervenido por el disparo que recibió durante un intento de robo. Los médicos le habían amputado el brazo izquierdo a raíz de las heridas. Este lunes se conoció su muerte, la causa fue recaratulada como homicidio y hay un detenido.


Gonsalves había sido operado de urgencia el pasado miércoles por la noche, debido a complicaciones con su cuadro. “Los médicos tuvieron que amputarle el brazo izquierdo, el cual se había visto comprometido por el disparo que recibió”, aseguraron.

La triste noticia fue confirmada por fuentes policiales.

Cabe recordar que el hecho se registró hace exactamente una semana, en 519 entre 3 y 3 bis, cuando la víctima se disponía a entregar un pedido. De acuerdo a los voceros, allí fue interceptada un ladrón armado que le exigió el dinero de la recaudación.