Sabella, la década ganada: se cumplen 10 años de la llegada de Pachorra a Estudiantes

194

Antes del 15 de marzo del 2009, Alejandro Sabella era un nombre que permanecía dormido en los recuerdos de los más memoriosos hinchas de Estudiantes que lo asociaban a los campeonatos del ’82 y ’83. Sin embargo, a partir de aquel día soleado, como uno de “los felices días peronistas” con los que tanto se identifica, Pachorra empezó a escribir su propia historia grande en el fútbol a partir su incursión en el banco de suplentes de Pincha.

Con 54 años, Pachorra dirigió la práctica del equipo bajo un cielo resplandeciente, con pelo canoso, ropa holgada y su infaltable carpeta debajo del brazo. Luego sería presentado en una conferencia de prensa que se llevó a cabo en la confitería del golf.

Su arribo fue toda una apuesta del presidente Rubén Filipas, quien se había dirigido al mismo domicilio de Tolosa donde todavía vive, asesorado por Juan Ramón Verón.

Los días posteriores a la primera charla luego de la salida de Leonardo Astrada fueron de mucha ansiedad para Pachorra, quien a último momento sumó al profe Blanco (recomendado por Claudio Gugnali) ya que el cuerpo técnico original que se iba a hacer cargo de Estudiantes tuvo a otro profe que luego se bajó del desafío. Una gran jugada del destino, que llegó de la mano con un grupo de amigos (Julián Camino, Gugnali y Blanco), que no sabían que sus vidas estaba a punto de cambiar.

Aquel día soleado encontró a algunos periodistas poniendo reparos sobre la falta de experiencia del incipiente entrenador que asumía en el equipo que venía de jugar la Final de la Copa Sudamericana. Una conferencia de prensa atípica, en la cual algunos fanáticos silbaron las preguntas más incisivas y Pachorra arrancó leyendo una carta que escribió de puño y letra.

Lo que vino después fue todo para arriba. Desde la goleada contra Cruzeiro en la fase de grupos de la Copa, pasando por el empate 1 a 1 en el clásico de La Plata con el gol de Sánchez Miño en el último minuto, hasta la Final en el Mineirao. Todo en transcurrió en un cuatrimestre mágico: del 15 de marzo al 15 de julio del 2009.

Más adelante llegaron los desafíos con argumentos sustentados en los hechos: pelear el Mundial del Clubes contra el Barcelona sin haber podido habilitar a José Sosa, pero empatando 1 a 1 en tiempo regular.

Las salidas de Calderón y de Alayes, la primera pretemporada en el hotel Marcín de Cariló, el regreso de La Gata Fernández, el subcampeonato con el súper equipo que juntó a Enzo Pérez, Sosa, Verón, la Gata y Boselli en el Clausura 2010, la conquista en el Apertura 2010 con el Rorro López en una pierna y otra nueva pretemporada en Cariló, con algunos empresarios como Miguel Angel Pires monitoreando el mercado de pases y generando un clima propicio para una salida anticipada del Pincha que se terminó dando en los primeros días de febrero del 2011, cuando la ilusión de contratar a Farías había mutado con el arribo de Nelson Benítez.

Tras dejar un contrato millonario pendiente en Arabia, Pachorra fue presentado junto a su cuerpo técnico el 6 de agosto de 2011 como entrenador de la Selección, y le dio la capitanía a Lionel Messi.

En su primer cotejo al frente de la Selección de Fútbol Argentina, le ganó a la Selección de Venezuela por 1-0 con un gol de cabeza de Nicolás Otamendi luego de un centro de Lionel Messi. Llevó a la albiceleste al subcampeonato en el Mundial 2014, antes de ceder su puesto a Gerardo Martino.

El 3 de agosto de 2015, fue anunciado como nuevo seleccionador de Arabia Saudí.7​ Sin embargo, tras varios días de negociaciones, rechazó la oferta.8

En diciembre de ese año fue internado en el Hospital Español en la sala de cuidados intensivos y en marzo del 2016 se le diagnosticó una cruel enfermedad que lo tuvo luchando y alejado del fútbol durante los últimos tres años.

Ahora, recuperado y con una familia que lo demanda, nadie puede afirmar que no volverá a dirigir, o que por el contrario que lo volverá a hacer en el mediano plazo.

Aquellos que alguna vez trabajaron cubriendo entrenamientos de este técnico, desean fervientemente que haya “¡próxima pregunta…!”, como solía decir cada vez que no quería contestar algo de lo cual se lo consultaba.

En Tolosa o en City Bell, nadie dejará pasar este día sin recordar aquel arribo al León, que marcó el inicio de la carrera de uno de los entrenadores más exitosos de los últimos años.

 

Sus números como entrenador

En total, como director técnico de Estudiantes, Pachorra dirigió 97 partidos, de los cuales logró que su equipo gane 58, empate 21 y pierda solo 18. En total, además, marcó 152 goles y le anotaron 59, logrando un total de 195 putos cosechados.

Con la Selección, en tanto, dirigió 41 partidos: ganó 26, perdió 5 y empató 10.
En total, entre el Pincha y el equipo nacional, dirigió 184 partidos, cosechando 84 victorias, 23 derrotas y 31 empates.