Sospechan que el nene colgado en un puente de Tucumán se resistió a un abuso sexual

Benjamín se defendió. El indicio surgido del informe de los forenses sobre el cuerpo del nene de 4 años que fue encontrado colgado de un puente en Tucumán inclinó la investigación hacia una nueva hipótesis: la víctima se resistió a un intento de abuso sexual y lo mataron porque conocía al agresor.

La clave para esclarecer el crimen está en las dos horas que “Benja” estuvo desaparecido el jueves pasado, desde que salió de su casa para ir supuestamente a un merendero en la misma cuadra hasta que un grupo de chicos que jugaba en la zona encontró su cuerpo, pero por ahora sigue siendo un misterio.

Las respuestas empiezan a aparecer con el correr de las horas y este lunes la fiscal a cargo del caso, Adriana Giannoni, reveló que el chico asesinado tenía algunas lesiones superficiales en sus manos y en la cara, publicó La Gaceta. Es el tipo de heridas que se conoce como “defensivas” y es por eso que, tras confirmarse que Benjamín no fue violado, creen que se resistió al ataque sexual y esa fue “su sentencia de muerte”.

El otro foco de la investigación está puesto sobre el hombre que fue visto con la víctima poco antes del crimen. La sospecha es que al ver frustradas sus intenciones decidió matarlo para que no lo denunciara. Para eso simuló un suicidio: buscó un cable y colgó a Benjamín de un puente mientras estaba vivo en lugar de ahorcarlo en medio de los matorrales.

Sin indicios para sospechar del círculo íntimo del menor, buscan entre los vecinos del barrio al responsable del espantoso crimen y piden la colaboración de los posibles testigos que puedan aportar datos para esclarecer el hecho.