CHILE: Hospital San José; cómo la urgencia colapsó y la falta de insumos habría propiciado una muerte

Los box están repletos, las carpas de emergencia también, no hay circuitos para los respiradores mecánicos, ha faltado oxígeno y sus trabajadores están angustiados. Esta es la realidad que, según retratan sus médicos, vive el único hospital de alta complejidad de la zona norte de Santiago y en el que, en las últimas horas, falleció […]

Los box están repletos, las carpas de emergencia también, no hay circuitos para los respiradores mecánicos, ha faltado oxígeno y sus trabajadores están angustiados. Esta es la realidad que, según retratan sus médicos, vive el único hospital de alta complejidad de la zona norte de Santiago y en el que, en las últimas horas, falleció un paciente de 36 años mientras esperaba una máquina de ventilación invasiva.

La Federación de Asociaciones de Salud Pública (Fedasap) fue el primer gremio en hacer la denuncia. Casi a las 23.00 horas de ayer publicaron en Twitter que un paciente de 36 años que había llegado a la Urgencia del Hospital San José había fallecido “por no contar el hospital con ventiladores mecánicos disponibles”.

El hecho se divulgó de inmediato y hoy, a primera hora, fue el director del hospital, Luis Escobar, quien salió a desmentir la acusación: “Eso no es efectivo, habían ventiladores mecánicos disponibles”. Lo mismo fue comentado por el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, durante el reporte de hoy. Al ser consultado por esta situación, Zúñiga aseguró que se había contactado directamente con Escobar para pedirle una explicación. “Hablé con el director del hospital, Luis Escobar, y él me informó que el paciente llegó en una situación muy grave (…) Descartamos que haya habido falta de ventiladores”, dijo el subsecretario.

Sin embargo la versión entregada por Escobar difiere de lo que dicen los propios funcionarios del hospital. “El día de ayer un paciente de 36 años requería ser intubado, llegó con una falla respiratoria importante. Ese paciente quedó a la espera de un ventilador mecánico invasivo. En el intertanto, en la espera, el paciente cayó en paro y se intentó reanimar durante 30-35 minutos, sin embargo no fue suficiente. Finalmente falleció y la causa del paro fue una hipoxia, es decir, por falta de oxígeno y falta de soporte ventilatorio”, dice el anestesiólogo y capitular del Colegio Médico de ese establecimiento, Manuel Lorca.

La versión de Lorca es respaldada por otro médico del Hospital San José. Este facultativo, que pidió el resguardo de su identidad por temor a represalias, es categórico en su diagnóstico: “Los pacientes efectivamente se están muriendo porque no hay ventiladores”.

Este es el drama que vive el Hospital San José, uno que ya tiene todas sus camas críticas ocupadas y que es el único de alta complejidad del Servicio de Salud Metropolitano Norte.

Que en campaña invierno la Urgencia del Hospital San José colapse, no es una novedad. Pasa todos los años. Por eso los trabajadores del recinto siguen sin entender por qué no se tomaron las medidas preventivas adecuadas al saber que se venía la pandemia y que los pronósticos del Ministerio de Salud fijaban el peak de contagios para mayo. Sea cual sea la razón, lo que no se hizo ya está teniendo sus efectos.

Seguir leyendo...

Al inicio de la pandemia, el hospital le pidió ayuda al Ejército para poder cumplir con la separación de los flujos de pacientes que llegan a Urgencia, de manera de no mezclar a los respiratorios con los no respiratorios. Así fue como se instalaron dos carpas de campaña en el patio de las ambulancias. Pero esa solución implicó contar con un lugar solo para atención básica ambulatoria.

El mismo médico que pide reserva de su nombre cuenta que la situación está desbordada. Dice que el establecimiento ha llegado a tener problemas con los cuerpos de los fallecidos que se han tenido que apilar debido a que algunas familias no han podido ir a retirarlos por estar en cuarentena y que incluso está en planes tener un container frigorífico.

La espera en las ambulancias —que puede ir de 30 minutos a 12 horas—, dice el mismo profesional, se debe a que falta espacio en la Urgencia. Los box están todos ocupados por lo tanto los pacientes no pueden ingresar para ser evaluados. Eso ha provocado que por día se estén derivando al extrasistema, es decir a otros recintos hospitalarios, entre 8 a 15 pacientes. Hacer cada derivación es todo un trabajo que aumenta aun más la carga laboral y que hace más escaso el personal. Esto implica presentar al paciente, hacerle un informe y trasladarlo a la ambulancia. Un médico puede gastar entre media hora a 60 minutos solo en estas labores, mientras los box de la Urgencia están repletos de pacientes esperando ser atendidos.

Uno de los puntos más graves, dicen las mismas fuentes, es que la Urgencia “no tiene asignado ningún ventilador mecánico”. Actualmente solo tienen dos de estas máquinas invasivas que fueron “prestadas” por otras unidades del hospital. Tampoco tienen ventiladores de transporte.