VOLANDO BAJO

El grupo IAG (Iberia), obligado a captar fondos para capear crisis del tráfico aéreo

El grupo aéreo IAG anunció el viernes una pérdida neta de 3.800 millones de euros (unos 4.500 millones de dólares) en el primer semestre

IAG, propietaria de British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level, se ha visto fuertemente golpeada, al igual que el conjunto del sector, por la parálisis del transporte aéreo durante los meses de confinamiento y el cierre de fronteras para tratar de frenar la propagación del virus.

El volumen de negocio se hundió prácticamente a la mitad, a 5.300 millones de euros (6.276 millones de dólares), durante los primeros seis meses del año debido a esta paralización forzada de la actividad, según un comunicado.

"Todas las compañías aéreas de IAG han registrado pérdidas importantes. Debido a las restricciones, nuestro tráfico de pasajeros cayó en el segundo trimestre un 98,4%", recordó el director general Willie Walsh.

"Constatamos que la demanda se recupera cuando se levantan las restricciones de los gobiernos", agregó.

Esta crisis sin precedentes aboca al grupo a una profunda reestructuración, con la supresión, entre otros, de 12.000 empleos en British Airways.

IAG calcula que habrá que esperar al menos a 2023 para que la demanda recupere los niveles de 2019.

El grupo ha reanudado progresivamente sus vuelos, pero ha criticado la cuarentena impuesta por el gobierno británico a los viajeros procedentes de algunos países, al punto de presentar una demanda en la justicia junto con las compañías de bajo costo EasyJet y Ryanair.

El domingo, Reino Unido agregó a su lista de países a los que no recomienda viajar a España, uno de los destinos preferidos de los británicos en sus vacaciones de verano.

"La gente con reservas parece que siguen viajando desde y a España", dijo Walsh a la prensa.

Mientras el tráfico se recupera, el grupo prevé reducir los costes de manera drástica y el tamaño de las compañías aéreas que lo integran.

En este sentido, busca renegociar los términos de la compra prevista de la española Air Europa, anunciada a finales de 2019 por 1.000 millones de euros (1.180 millones de dólares).

- Una operación de riesgo -

IAG necesita recapitalizarse. Este viernes anunció su proyecto de aumentar el capital en 2.750 millones de euros (3.257 millones de dólares), lo que deberá ser aprobado por sus accionistas en asamblea general el 8 de septiembre.

"¿Quién va a apoyar a IAG en el peor momento de su historia? El sector aéreo necesita desesperadamente dinero para atravesar un periodo muy difícil y los inversores van a asumir un riesgo considerable al participar en la emisión de acciones", alerta Russ Mould, analista de AJ Bell.

Qatar Airways, su principal accionista con el 25,1% del capital, ya se comprometió a participar en la operación proporcionalmente a su participación, precisó IAG.

Seguir leyendo...

Estas últimas semanas, el grupo ya había obtenido un préstamo de 300 millones de libras (333 millones de euros, 394 millones de dólares), de los poderes públicos en Reino Unido, y amplió su asociación comercial con American Express, que le permitirá recibir 750 millones de libras (777 millones de euros, 920 millones de dólares).

En total, ha reducido sus inversiones en 1.500 millones de euros (1.776 millones de dólares) en 2020 sobre lo previsto. Asimismo, ha pospuesto hasta 2022 la entrega de 68 nuevos aparatos y decidió retirar de su flota antes de lo previsto los Boeing 747, conocidos como los "Jumbo Jets" dado el tamaño.

Pero más allá de las medidas económicas, como recuerda Mould, el futuro del sector aéreo dependerá del "coronavirus y de las decisiones de los gobiernos sobre las restricciones de viajes, las cuarentenas y los confinamientos en caso de recrudecimiento" de la pandemia.

Según el analista, IAG realiza una buena parte de su volumen de negocio gracias a una clientela de negocios que podría decidir limitar sus desplazamientos tras el teletrabajo y las conferencias telemáticas.