CORONAVIRUS

Mucormicosis: El “hongo negro” que se relaciona con el COVID-19 y la diabetes

Los médicos de la India y su ministerio de Salud hicieron pública una circular sobre cómo tratar la infección micótica.

Es extraño y misterioso, pero el aumento de casos preocupa y, por eso, los médicos de la India y su ministerio de Salud hicieron pública una circular sobre cómo tratar la infección micótica conocida como mucormicosis. Los efectos en pacientes vulnerables que contraen el “hongo negro” tienen una tasa de supervivencia del 50 por ciento ante el COVID-19.

“Es un conjunto de hongos muy raros que, en general, afecta las cavidades paranasales, las vías aéreas y los pulmones. Se ve en pacientes con diabetes o trasplantados, que son inmunodeprimidos. Cómo no es común, se piensa poco en este diagnóstico y su avance puede ser mortal”, explica Andrés Politi (M.N. 73.970), dermatólogo, docente y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Los pacientes más sensibles a contraer esta infección por hongos incluyen a aquellos con diabetes no controlada, los que utilizaron esteroides durante su tratamiento contra el coronavirus, así como los que tuvieron estancias muy prolongadas en las unidades de cuidados intensivos, señaló el Consejo Indio de Investigación Médica (ICMR).

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones causada por COVID-19 y parecen ayudar a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico se acelera para combatir el coronavirus.

Gaurav Kumar, médico residente del Hospital Ram Manohar Lohia, argumentó que el surgimiento del “hongo negro” se debe, muchas veces, a que este uso de medicamentos esteroides para inhibir los síntomas del COVID-19, “dispara el nivel de azúcar en la sangre y en aquellos con glucemia incontrolable aumentan las posibilidades de infección por hongos”.

“Por eso, no nos gusta dar esteroides a los pacientes más tiempo del que absolutamente tenemos que hacerlo. Estamos tratando de disminuir su inflamación con los esteroides, pero eso realmente significa que su capacidad para combatir infecciones normales, como hongos, también está comprometida”, afirma el profesor Peter Collignon, que forma parte del comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud sobre resistencia a los antibióticos y enfermedades infecciosas.

Entre los síntomas que padecen estos pacientes, suelen estar la congestión y sangrado nasal; hinchazón y dolor en el ojo; párpados caídos; visión borrosa y finalmente, ceguera. Incluso, se pueden generar manchas negras en la piel alrededor de la nariz.

Según un artículo publicado por el sitio web de la BBC, Akshay Nair, un cirujano oftalmológico con sede en Mumbai, India, reportó una serie de casos de mucormicosis, y en algunos pacientes, debió extirpar el ojo afectado, ya que es una de las primeras zonas que se infecta.

Seguir leyendo...

“Los casos de infecciones por mucormicosis en pacientes con COVID-19 tras su recuperación son casi cuatro o cinco veces más numerosos que los detectados antes de la pandemia”, explicó a AFP el especialista en enfermedades infecciosas con base en Ahmedabad, Atul Patel. Los sistemas de salud están bajo una intensa presión en la India, y los ambientes llenos de gente y estrechos le están dando más posibilidades de propagarse.

Al personal sanitario, se le aconseja monitorear los niveles de glucosa en sangre de los posibles afectados, al igual que usar siempre agua perfectamente limpia y estéril en los humidificadores que se utilizan en la oxigenoterapia.

“No tiene un tratamiento específico y es una infección oportunista. Por sí sola, la mucormicosis no es una infección frecuente”, aclara Politi. Los médicos de la India dicen que están sorprendidos por la gravedad y la frecuencia de esta infección fúngica durante la segunda ola, en comparación con algunos casos durante la primera ola del año pasado.

Los expertos destacan que, comúnmente, la mucormicosis se manifiesta en las etapas posteriores a la recuperación, por lo que podría considerarse que forma parte de los síntomas del “long COVID” o “COVID-19 prolongado”.