CORONAVIRUS

Pfizer/BioNTech: Tendrá para septiembre los resultados de ensayos de vacuna anticovid en bebés

Los primeros resultados en niños de 5 a 12 años estarían en julio.

BioNTech espera para septiembre los resultados de los ensayos que prueban la vacuna contra el COVID-19 en bebés de tan sólo seis meses de edad, dijo la revista alemana Spiegel citando al director ejecutivo de la compañía.

Todas las farmacéuticas con vacunas aprobadas en la Unión Europea -AstraZeneca, Janssen, Pfizer y Moderna- están probándolas ya en población infantil.

En un comunicado conjunto, Pfizer y BioNTech explicaron que probaron en fase 3 su fórmula contra el coronavirus en 2.260 adolescentes y que, como ya anunciaron a finales de marzo, la efectividad de la vacuna fue del 100% y con una “sólida” respuesta inmunológica. En las pruebas, agregan, la vacuna fue “bien tolerada en términos generales” por los menores.

“En julio, los primeros resultados podrían estar disponibles para los niños de 5 a 12 años, en septiembre para los niños más pequeños”, dijo a Spiegel el presidente ejecutivo de BioNTech, Ugur Sahin. Agregó que se necesitan entre 4 y 6 semanas para evaluar los datos.

“Si todo va bien, tan pronto como hagamos la evaluación podremos presentar la solicitud de aprobación de la vacuna para todos los niños en el grupo de edad respectivo en diferentes países”, dijo.

En Estados Unidos, menores de hasta 6 meses participan en ensayos de vacunas de Pfizer y Moderna con el consentimiento de sus padres. En la prueba de fase 1 de Moderna, todos los niños tendrán un seguimiento para su segunda inyección 28 días después de la primera inoculación. Para Pfizer, será 21 días después. Sólo el estudio de Pfizer involucra a 5 mil niños en todo el país.

“Hasta ahora, las pruebas sobre tolerancia y eficacia son alentadoras”, explicó Sahin, que dijo a la publicación alemana que la disponibilidad de la vacuna para niños fue una prioridad para el laboratorio, que espera poder solicitar una autorización para administrarla a la población de más de seis meses desde septiembre.

“En esta segunda ola, hay un aumento de casos y eso va generando, sobre todo en los chicos que tienen factores de riesgo, un poquito más de morbilidad y hospitalización. Lo que estamos viendo básicamente son chicos con coronavirus que tienen antecedentes respiratorios, neurológicos y obesidad. Ese grupo seguramente va a ser candidato para recibir vacunas si bien aún no está en la primera indicación”, supone el doctor Ricardo Rüttimann (M.N. 72.566), pediatra e infectólogo.

La incidencia entre los más jóvenes se duplicó en un corto período. Cada vez más niños y adolescentes sufren cursos severos, que tienen que ser tratados en unidades de cuidados intensivos. Incluso cuando los menores superan el COVID-19, es posible que se presenten enfermedades tardías o consecuencias a largo plazo.

Seguir leyendo...

“Necesitamos sin dudas estudios en pediatría con el objetivo de disminuir la morbimortalidad y también para explorar las edades adolescentes o adultos jóvenes, que es donde vemos mucha transmisión de COVID-19″, afirma el integrante de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), que sugiere que podría darse una inmunidad colectiva rápida en caso de priorizar a ese grupo a la hora de vacunar. “Son estrategias que necesitan ser evaluadas en este contexto, tenemos recién vacunas de primera generación y ante más avances, tendremos más herramientas para mayores resoluciones”, concluye Rüttimann.