Pandemia

Suspenden la cuenta de Twitter a la viróloga que denunció que el coronavirus fue fabricado

Hace unos meses la red social ya había bloqueado las publicaciones de la científica porque sus tuits contenían "reclamos en disputa".

Twitter suspendió el pasado martes la cuenta oficial de la viróloga Li-Meng Yan, después de que acusara al gobierno chino de fabricar y liberar intencionalmente el virus Covid-19, en una publicación de un informe realizado por la especialista.

La red social ya había advertido desde mayo, mediante mensajes en los tuits de la viróloga  china, que sus publicaciones contenían “reclamos en disputa”. Ahora, cuando alguien quiere ingresar al Twitter de Yan, aparece un cartel que con la leyenda: “Cuenta suspendida. Twitter suspende las cuentas que incumplen las Reglas de Twitter”.

A pesar de la publicación de este informe publicado la semana pasada afirma la intencionalidad de China de crear la pandemia por coronavirus, todavía no está claro si esa fue la razón por la que la cuenta de Yan fue eliminada.

El informe de Yan no se ha publicado en una revista científica, ni tampoco ha sido revisado por colegas, lo que significa que no ha sido estudiado, ni aprobado por la comunidad de científica. A diferencia de lo que se suele hacer al dar a luz a un informe de este tipo, el paper fue subido al sitio web Zenodo, casi de forma clandestina.

Quienes sí colaboraron en este estudio fueron la Rule of Law Society y la Rule of Lay Foundation, que son organizaciones hermanas que Steve Bannon, ex estratega del presidente estadounidense, Donald Trump, fundó con el fugitivo del régimen chino, Guo Wengui, de 50 años.

En sus escritos, Yan afirma que huyó a Estados Unidos en abril, luego de que el gobienro chino la desvinculara de su trabajo en la Escuela de Salud Pública de Hong Kong, un laboratorio de referencia para la Organización Mundial de la Salud, al intentar alertar a las personas en diciembre sobre la existencia de la transmisión del virus en humanos.

Por su parte, la contestación del laboratorio chino no se hizo esperar y negó que Yan alguna vez "haya realizado alguna investigación sobre la transmisión de persona a persona" y aseveró que sus afirmaciones "no tienen base científica".

La viróloga afirma que el virus se creó luego de una fusión del material genético de dos coronavirus distintos presentes en los murciélagos. Ella sostine que la proteína del Covid, una estructura en la superficie del virus que este usa para unirse con las células, fue editada para facilitar que se adhiera a la de los humanos.

Sin embargo, otros trabajos de investigación han determinado el origen del virus en murciélagos de manera natural, lo que ha provocado que los principales expertos desestimen las sugerencias de que el virus fue creado por humanos en un laboratorio chino.

Seguir leyendo...

“Es una cortina de humo”, revela Yan en el informe sobre lo que le dijeron los científicos al referirse a las teorías que sostienen que el virus provino de la naturaleza y el mercado de la carne en Wuhan, descrito en su artículo. En ese sentido, la viróloga ya había acusado con anterioridad a las autoridades residentes en Beijing de mentir y de participar en un extenso encubrimiento cuando se enteró de la "infección asesina".

Yan señala que su investigación descarta la teoría de que el coronavirus evolucionó en la naturaleza y luego se transfirió a los humanos, con el alegato de que esa afirmación “carece de apoyo sustancial” y asegura que el SARS-CoV-2 muestra características biológicas que son "inconsistentes con un virus natural” ya que, según ella, el Covid-19 “debería ser un producto de laboratorio creado utilizando los coronavirus de murciélago ZC45 y / o ZXC21 como plantilla y / o columna vertebral”.

La investigadora afirma que para hacer esta mutación se usaron las muestras proteicas de coronavirus de murciélagos que se conservan en almacenes especializados en la isla de Hong Kong, así como en otras ciudades de China. Para esta edición de los dos coronavirus, Yan asevera en su trabajo que esto puede hacerse en “sólo seis meses”.