CORONAVIRUS

Síntomas que pueden aparecer tras la aplicación de la vacuna contra el Covid-19

Todas las drogas autorizadas para su uso de emergencia pueden presentar los mismos efectos secundarios.

Más allá del dolor y la hinchazón en el lugar de la inyección, las vacunas contra el COVID-19 pueden provocar otros síntomas en quienes se las aplican. Aunque no siempre sucede, ya hay registros de efectos secundarios que se asimilan en todos los casos, es decir, ya sea con la Pfizer y BioNTech, la AstraZeneca y Oxford o con la Sputnik V, que es la que se está inoculando en la Argentina.

Los síntomas más frecuentes afectan a más de 1 de cada 10 inmunizados, pero no suponen un riesgo grave para la salud, mucho menos en comparación con las secuelas que el COVID-19 puede dejar en los recuperados.

A diferencia de las Pfizer/BioNTech y AstraZeneca/Oxford, la vacuna de Moderna incluye entre las afecciones usuales, la hinchazón de ganglios y las erupciones cutáneas, según informaron especialistas. Por su parte, la de AstraZeneca puede producir malestar general, vómitos y diarrea. Para no generar preocupación extra, exponemos cuáles son los 11 síntomas que pueden aparecer al vacunarnos:

Dolor de cabeza

Las cefaleas son un síntoma común tras aplicarse cualquiera de las diferentes vacunas contra el coronavirus. Pueden afectar a más de 1 de cada 10 vacunados. Los dolores de cabeza también han sido relacionados con casos positivos de COVID-19, durante la infección y por situaciones de estrés.

Dolor en el lugar de la inyección

Por regla general, todas las vacunas pueden dejar su huella en la zona de la aplicación, al menos por unas horas. Se trata de una afección muy frecuente que puede aparecer en varios casos.

Afecciones musculares y articulares

La artralgia y mialgia son síntomas comunes de las inyecciones contra el COVID-19, conforme a los prospectos del Centro de Información de Medicamentos de España (CIMA). Los pacientes pueden presentar dolor en los músculos y las articulaciones, así como cansancio generalizado. Estas son algunas de las afecciones más frecuentes, que pueden aparecer en más de 1 de cada 10 inmunizados. Sin embargo, la manifestación de estos síntomas indica que la vacuna está interactuando con el sistema inmune.

Fatiga

El cansancio generalizado puede ser otro de los indicios de que la droga está haciendo efecto. La mayoría de los vacunados puede presentar trastornos generales y alteraciones en el lugar de la administración, de acuerdo con el prospecto de Pfizer y BioNTech. Por su parte, la inyección de AstraZeneca y Oxford, también puede ir acompañada de un malestar general. Además, especialistas aseguraron que si ese síntoma persiste más de dos o tres días, es necesario consultar con un médico, ya que ése es el tiempo promedio en el que desaparecen los efectos secundarios de la vacuna.

Náuseas

Seguir leyendo...

Los síntomas gastrointestinales no sólo están relacionados con la alimentación. Pueden aparecer en el proceso de aceptación de un tratamiento o en infecciones no gastrointestinales como el COVID-19. Conforme al prospecto de Pfizer y BioNTech, las náuseas pueden afectar a más de 1 de cada 100 pacientes. Ese reporte coincide con las inyecciones de AstraZeneca y Oxford, que incluye vómitos y diarreas.

Fiebre

Después de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech, la aparición de fiebre fue más frecuente que tras la primera inyección. El prospecto de CIMA registra que puede aparecer en más de 1 de cada 10 pacientes. Para AstraZeneca y Oxford, este síntoma es una afección frecuente también en 1 de cada 10 personas, con más de 38º de temperatura.

Escalofríos

Antes incluso de presentar fiebre, algunos vacunados sufren escalofríos, junto a una posible sensación febril. Dicha afección puede ser un síntoma de condición subyacente. Pero, en este caso, es un indicio de que el organismo está respondiendo al fármaco.

Hinchazón en el lugar de la inyección

Seguido al dolor en la zona de aplicación de la vacuna, se puede presentar cierta hinchazón. Esta manifestación aparece con casi todas las vacunas, incluyendo las de la gripe y la hepatitis, entre otras.

Enrojecimiento focalizado

Éste no es uno de los síntomas más frecuentes y puede aparecer en más de 1 de cada 100 pacientes. Según el prospecto de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en el lugar de inyección, la vacuna de Moderna también puede presentar eritema, urticaria y/o erupción. La de AstraZeneca y Oxford puede además provocar sensibilidad, dolor, calor, picor o moretones en el sitio en el que es administrada.

Inflamación de ganglios en la zona axilar

A diferencia de la vacuna de Pfizer y BioNTech, las inyecciones de Moderna pueden causar linfadenopatía. En este caso, inflamación de los ganglios de la zona axilar. Ese es un síntoma muy poco frecuente y suele manifestarse en el mismo lado en el que se administró la inyección.

Erupción cutánea

Según las indicaciones del prospecto de CIMA de la vacuna de Moderna, los vacunados también pueden presentar erupciones cutáneas. No es uno de los síntomas más comunes, aunque puede afectar a más de 1 de cada 100 personas. Se lo considera como el único trastorno de la piel y el tejido subcutáneo de estas vacunas.